Vitor Pordeus

Un poco de Vitor 

Medico Investigador

Actor y psiquiatra transcultural

Fundador y coordinador del Centro de Cultura, Ciencia y Salud – Oficina de Salud Pública de la Ciudad de Río de Janeiro desde 2009.

Co-Fundador de la Universidad Popular de Arte y Ciencia upac.com.br desde 2010.

Cofundador y co-actor del Hotel de la Locura y Spa, Instituto de Salud Mental Nise da Silveira, Río de Janeiro, Brasil.

“La Universidad Popular de Arte y Ciencia presenta a todos los participantes de su Segundo Congreso sus principios filosóficos, ideas y fuerzas pedagógicas que rigen su antiprograma pedagógica.

Puesto que hemos dicho públicamente y para quien pueda interesar que nuestra propuesta educativa se basa en una visión de la educación que lleva la experiencia como una forma y considerar los conocimientos de la experiencia a la medida como punto de partida, la base de producción de conocimiento. Aquí mencionamos uno de nuestros maestros, Paulo Freire, que nos enseña que el conocimiento proviene de la experiencia. Todavía enseña, dialogando con nuestro mejor maestro, Nise da Silveira, que educa no sólo por la racionalidad. Por lo tanto, presentamos la belleza como un principio fundamental de nuestra trayectoria educativa y la generación de afecto catalizador, gran legado de Nise que, a su vez, genera el cuidado y la alegría, también conceptos que nos iluminar y guiar nuestro viaje. Aprender de Baruch Spinoza que se ven afectados por las pasiones y las pasiones que generan alegría despertar nuestra energía para vivir. Pronto las pasiones alegres son también las referencias de nuestra práctica docente. También dialogar con Nise y Spinoza Reafirmamos la idea de Dios como algo inherente a la síntesis humana entre trascendencia e inmanencia, sagrado y profano, cuerpo y espíritu. Aquí está la vida como centralidad, biocentrismo en lugar de antropocentrismo. En vista de esto nuestras prácticas tradicionales de referencia universitarios como el chamanismo, el Candomblé y muchos otros, como rutas de aprendizaje significativas, para fortalecer la identidad y la revelación de lo que Jung llamó el inconsciente colectivo. En UPAC proponemos una ciencia intuitiva que tiene en cuenta la importancia del acto creativo y donde la creación es inseparable de la invención. Donde la poesía y la cultura popular revelan la belleza de saber que genera la luz, da a luz a nuevas posibilidades de tratamiento diario en sus complejidades. sin embargo, hacemos referencia Paulo Freire para la comprensión humana como inacabada en su estado incompleto que valora el conocimiento del otro y el otro respetando las diferencias y similitudes que proponen reconocer el ejercicio de la alteridad productor de la polifonía y la policromía.

Hacia el movimiento inédito viable sin miedo a la felicidad, la alegría o la locura ofrecemos nuestro agradecimiento a los maestros de la cultura popular, Nise da Silveira, Baruch Spinoza, Nelson Vaz, Amir Haddad, José Pacheco, Heloisa Helena y muchos otros, iluminan nuestro camino con sus enseñanzas y todos los que nos atrevió realmente experimentan la locura, el arte y la ciencia en esta ocupación.”

Así Vitor Pordeus  bajo estos principios filosóficos puso en practica junto con los artistas de La Colmena la acción teatral de la curación realizando acciones performaticas acompañadas de música de tambor, canto y baile con el fin de hacer un acto presente de la invocación primero de nuestros miedos (demonios) para después en un acto teatral transmutarlos una interpretación de la muerte del “Fausto u Darth Vader” el mal y renacer en un nuevo individuo, la curación.

El primer acto fue en las Islas de Ciudad Universitaria, cada día se cambio de lugar. Pasando por la explanada del Museo Arte Contemporáneo (MUAC) y la zona escultórica del Centro Cultural Universitario. Al día siguiente el acto teatral se realizo en la Plaza de las Tres Culturas, Tlatelolco para finalmente acordar realizar los siguientes actos y su culminación el día 2 de noviembre en el “Panteón 20 de noviembre” de la delegación del Centro de Tlalpan de la Ciudad de México.

Para ver imágenes de la presentación de la acción teatral en el Panteón 20 de Noviembre dar click aquí.

Crónica de una semana de taller con Vitor Pordeus durante su estancia en la Colmena.

Por Ingrid C. Morgan

El trabajo de Vitor esta enfocado directamente al accionar del cuerpo. Con esta premisa todos nos imaginamos muchas posibilidades sobre la forma en la cual sería el taller de una semana con el. El primer día nos encontramos en Ciudad Universitaria, comenzamos a hacer una caravana, Vitor tocaba el tambor y cantaba, nosotros repetíamos lo que el decía. Al inicio no entendía bien de que se trataba y llegaron varios prejuicios a mi mente, ya que lo que decíamos tenía que ver con la naturaleza, el bien y el mal. Estuvimos realizando diferentes acciones, pero nunca dejamos de cantar, caminábamos, saltábamos y bailábamos siempre en una formación de circulo, la cuál nunca se detenía. En el centro estaba Vitor con una bolsa la cual contenía varias prendas y máscaras. Conforme iba avanzando el ritual comenzamos a generar una narrativa con diferentes elementos simbólicos: el bien, el mal, lo masculino, lo femenino… las dicotomías del ser humano. Terminamos el ritual con una conciliación entre las dos partes enfrentadas. Los siguientes días hicimos rituales con la misma línea en diferentes lugares, como el espacio escultórico, la plaza de las tres culturas y finalizamos en el panteón 2o de Noviembre ubicado en la delegación Tlalpan. La decisión de culminar la serie de rituales en el Panteón 20 de Noviembre de Tlalpan el día de los muertos fue en parte porque en los rituales recurríamos a los ancestros para poder llegar a un equilibrio entre las diferentes dualidades de cada uno de nosotros. El día que realizamos el ritual en el panteón todos nos disfrazamos y maquillamos, cada uno poseía una bolsa amuleto la cuál contenía diferentes elementos como silbatos, flores y cosas que cada uno consideraba podían llegar a servir en alguna parte del ritual. Planeamos la estructura antes de ese día para tener una guía sobre lo que íbamos a hacer. El día del ritual comenzamos cantando, bailando e invitando a la gente para que se uniera a nosotros, poco a poco fuimos a la entrada del panteón, cuando estábamos ahí la gente comenzó a llegar y bailaba con nosotros, de pronto llegaron unos mariachis y comenzaron a tocar, todos cantábamos y bailábamos al ritmo de música de mariachi. Por el horario cerraron el panteón así que nosotros tuvimos que culminar el ritual afuera de este. Terminando esa semana de trabajo todos nos hicimos más conscientes sobre el proceso para crear una imagen y el poder simbólico que estas tienen.